surf

Elegir la tabla de surf perfecta

El surf aun es un deporte poco común en nuestro alrededor, pero ciertamente es una práctica cada vez más popular en latitudes más tropicales. Una vida cerca de la playa permite salir a coger olas cuando te apetece (y el mar lo permite), una buena forma de divertirse y ponerse en forma a la vez. ¿Pero qué tabla de surf es mejor tener?

Como aquí aun hay poco conocimiento sobre el tema, voy a dar algunas pautas para los lectores que son a la vez surfistas aficionados. Como hice en un post anterior sobre los relojes Garmin, os voy a recomendar dónde comprarla y qué tener en cuenta a la hora de elegir.

Foto de freestyleworld.de
Foto de freestyleworld.de

Estar en la onda

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de surfistas que lean esto serán principiantes, la primera recomendación es mirar tablas de segunda mano. Las nuevas son muy caras y desde luego es una inversión que te puedes ahorrar por ahora. Si vives en un lugar de playa, seguro que hay tablones de anuncios de este tipo o te puedes enterar a través de la gente. Si no, prueba a comprar la tabla online a través de http://www.venta-de.com.pe para poder comparar precios.

Otra opción es pedirla prestada o alquilarla si vas a surfear relativamente poco. Idealmente, para empezar es una buena idea hacerte con una softboard, así que si algún amigo tiene una pídesela. Este tipo de tablas facilitan la práctica ya que debido a su material son más estables y, por tanto, es más fácil coger olas. Ten en cuenta tu altura a la hora de elegirla.

Por su parte, una tabla pop-out o moldeada también es útil para amateurs y es más duradera que la mencionada anteriormente gracias a su material pero también por el hecho que puedes usarla hasta tener un nivel intermedio. Además, la podrás revender por más dinero que la blanda ya que se conservan mejor.

Foto de surfysurfy.net
Foto de surfysurfy.net

Coger olas con estilo

Si de verdad quieres comprar una nueva, o quieres hacer un regalo, puedes echarle un vistazo a esta web especializada para hacerte una idea de su coste. Pero como comentábamos, generalmente los surfistas se decantan por las de segunda mano. Si este es tu caso, observa bien la tabla antes de pagar. Comprarla online es más arriesgado, pero sirve para ver cómo está el mercado.

  • Analiza las imperfecciones o pregunta al vendedor por ellas.
  • Comprueba que el tamaño sea adecue a tu altura.
  • Entérate de si necesita reparaciones.
  • Mírala sin que la tabla esté encerada, si no las imperfecciones estarán escondidas.
  • Compara/regatea el precio si te conviene.

En cuanto al aspecto, ni las tablas blandas ni las moldeadas son las más atractivas. Es por eso que muchos amateurs prescinden de ellas y empiezan con una tabla dura. Hay otros surfistas a los que no les importa tanto el aspecto y prefieren la estabilidad que ofrecen estas. Sea como sea, el hábito no hace el monje. Al final la clave está en tus capacidades y en practicar cuanto más mejor! Hasta pronto.